Medida para ayudar a los deudores que están al día con sus pagos, pero que no pueden refinanciar.

La Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda (FHFA por su sigla en inglés), de EE. UU., amplió ayer el alcance de un programa gubernamental destinado a darle un alivio a los propietarios cuyas deudas son superiores a la valoración de sus casas, una medida que podría ayudar a un millón de deudores.

La Fhfa, que supervisa a las gigantes del financiamiento hipotecario como Fannie Mae y Freddie Mac, aliviaron las condiciones del Programa de Refinanciamiento Asequible (Harp), que ayuda a los llamados deudores “con el agua al cuello” que están al día con sus pagos pero que no pueden refinanciar.

Se eliminará el límite que prohibía a los deudores, cuyas hipotecas excedieran el 125 por ciento del valor de sus propiedades, de participar en el programa Harp.

La reforma es el último intento por enfrentar un problema que está en el centro de la débil recuperación de la economía.